La corrupción (y el poder), y cómo combatirla con realismo (y amor)

Artículo de ácratas.net fruto de un brillante comentario de Diógenes Sinóptico al artículo Lo que debiera hacer y no hará Podemos. Reflexiones filosóficas sobre la corrupción inherente a lo real y diferentes manifestaciones o formas de proceder de la misma, mayormente en forma de poder. Una reflexión interesante que nos hemos planteado alguna vez, a propósito de un término muy de moda, que no nos termina de convencer: empoderar (y el cual invoca claramente Podemos-Pablemos).

Como ya ha señalado el psiquiatra Pablo Población, el poder es un concepto poco desarrollado y confuso, que se solapa con otros términos habitualmente. Resulta más interesante y esclarecedor si se contempla dentro del continuo amor-poder, dialécticamente. De hecho, Diógenes S. no define el poder, y en el propio texto a veces resulta confuso a qué se refiere, si a poder, a corrupción… Para Población, resumiendo groseramente, en las relaciones basadas en el amor se contempla y acepta al otro como es, con sus virtudes y defectos, pero también como un igual. En las relaciones de poder, que pueden ejercerse desde arriba (el rol habitual del poderoso), o desde abajo (el poder de la víctima, del débil, del necesitado), ya no existe esta igualdad en la concepción del otro, sino que redundando en la idea, se le ve desde arriba, o desde abajo.

Aparte de reflexionar sobre esto, proponemos ir cambiando el concepto de empoderamiento por el de enamoramiento, que llevado al terreno de lo personal individual, significa re-conocerse uno, desde uno mismo, auto-construyéndose cada uno, no desde otras coordenadas, verse tal cual se es, y aceptarse, y desde esa asunción, sí, empoderarse de amor propio, de sano egoísmo, y actuar.

ÉTICAGNOCISEAUTON

Completando una idea del texto de Diógenes, el único modo de detener la corrupción (y el poder) es, en lo personal, la independencia económica, el auto-conocimiento y la apertura a los otros; en lo colectivo, la asunción de mutua responsabilidad y libertad, sin delegaciones ciegas ni autoengaños.

La negrita es nuestra.

La corrupción, y cómo combatirla con realismo

El proceso de realizar en lo terreno cualquier ideal se llama corrupción. Todos los actos son hijos de la corrupción; lo único incorruptible es lo irreal(1). La corrupción es imparable, pues es consecuencia de la entropía creciente universal. El rechazo de la corrupción se denomina inocencia y su manifestación es el inconformismo. Las formas más evidentes de corrupción son la enfermedad y la muerte. Menos evidentes, aunque causa frecuente de las anteriores, son la fuerza bruta y el dinero, las dos maneras de nombrar el poder.El capital es corrupto por naturaleza y corrompe cuanto toca; el dinero compra las más férreas voluntades. El poderoso de vara de mando o sable es siempre sobornado por el capital para que prevarique en su beneficio. De hecho, todo humano que tiene poder sobre otros se corrompe: desde el Rey al último funcionario, cada uno por un precio en proporción al poder que acumula.

Toda forma de poder procede del engaño o del robo; todo poder deviene estafa, está condenado a defraudar al final. Por lo tanto, el enemigo es siempre el poderoso. El corolario es que no contribuyamos a establecer poderes; no edifiquemos con nuestro apoyo césares ni cúpulas. Nadie nos salvará a cambio de oír sus mítines y echar su papeleta en una urna; sólo nosotros mismos, con mucho esfuerzo personal. En estos tiempos en que los poderes político y económico, hermanos siameses, se derrumban ante nuestros ojos, no hay que olvidar la lección aprendida. No deleguemos, no edifiquemos nuevos poderes que sustituyan a los rotos. No hay líderes idealistas, pues todo líder es práctico, factor de hechos, acumulador de poder y, por lo tanto, corrupto.

La corrupción jamás se detiene. El único modo de ralentizarla es, en lo personal, la independencia económica; y, en lo colectivo, el régimen asambleario puro, sin delegaciones ni representaciones de ninguna clase. Y la peor forma de integrarse a la corrupción es lo contrario: el trabajo asalariado y el rechazo a conocer a tus semejantes.

No hay poder menos corruptible que el egoísta, el poder de uno sobre sí mismo y su familia, pues se fundamenta en el más puro y sano deseo de prevalecer. Constrúyete a ti mismo, endurece tu cuerpo, fortalece tu espíritu, pierde todo miedo. Colabora en pie de igualdad con quienes tienen exactamente tus mismos problemas. Sólo así conocerás el altruismo y el mutualismo, que se distinguen de la caridad porque son elaboradas formas de sano egoísmo. Recuerda que, al final, tú lo eres todo. La asamblea es una forma de cooperación que debe multiplicar más que sumar. Así que cuidado, que toda gerundiada tiene sus oyentes (2), y no hay más útil corrupción que la del rebaño. Si la asamblea te exige sacrificios mayores de los que realizas luchando tú solo, alguien trata de parasitar tu poder. Dilo en voz alta. Y si no te escuchan, debes irte. Ninguna asamblea puede obligarte a nada, pues la acracia no es coacción, sino libre asunción de criterios colectivos, tras el debate y el voto.

No te corrompas, jamás cedas tu poder, porque la peor de las corrupciones es la que se produce en tu interior, cuando prestas tu energía irracionalmente a otro. Nunca te la devolverá. Y te costará una nueva decepción y el esfuerzo de reconstruirte, si es que aún puedes. Recuerda que la vida es una lucha permanente contra la muerte y contra la creciente podredumbre que la precede. En esta lucha te va la vida. Lucha, pues, a muerte.

Saludos desde el tonel.

DIÓGENES SINÓPTICO

(1) y (2) Palabras más o menos exactas del becario Braulio.

La falsa nueva crisis del ébola revela que la pandemia real es que seguimos siendo ovejas, y nos gusta

Hay motivos más que suficientes para seguir dudando de los medios de comunicación, de las intenciones de la industria farmacéutica, del papel de las crisis globales, y de los intentos de manipulación y envenenamiento del ser humano… Pero hay que querer enterarse claro…

Radio: Nada es lo que parece: El papel de podemos en el cambio global

Ir a descargar

Edición del programa de Pilar Baselga y Frank G Rubio sobre el muy probable papel de Podemos en el nuevo orden mundial.

De cómo PODEMOS y la ABDICACIÓN sirven al (Nuevo y Viejo) Orden Mundial

Gracias a la corrupción desatada, por fin muchos nos hemos dado cuenta de que PP y PSOE no están enfrentados, sino que ambos sirven a los mismos intereses: la TROIKA, los oligopolios de la energía y la gran banca. Por fin, gracias a la corrupción, el enfrentamiento histórico entre izquierda y derecha se ha difuminado y el sistema se muestra con su verdadera cara. La mayoría de los españoles han comprendido que el PSOE ni es socialista, ni obrero, ni español pues no defiende los intereses de España y se arrodilla ante la TROIKA del BCE (recordemos a Zapatero, en agosto de 2011,  pactando con Rajoy en 24 horas el cambio del artículo 135 de la Constitución con agostidad y alevosía después de una llamada de Merkel)… PP y PSOE son títeres de los mismos amos.

Por este motivo, han aparecido muchas iniciativas ciudadanas para crear otros partidos que nacen de la urgente necesidad de una política que esté al servicio de la ciudadanía: por fín se ha roto al bipartidismo. Y así ha quedado reflejado en las elecciones europeas.


Pero, curiosamente, en las encuestas del CIS sobre la intención de voto para las europeas, el único nuevo partido que apareció citado fue PODEMOS: esto le dio aún mayor visibilidad. ¿Es esto casual? ¿por qué él y no Partido X, MovimientoRED o Recortes Cero, por ejemplo?

En mi opinión, PODEMOS, goza de un apoyo desde la sombra, y aunque parezca un movimiento espontáneo, me parece ser ingeniería social,como también lo fue el Mayo del 68, ( una falsa revolución de diseño para quitarse del medio a DE Gaulle). Es decir que, al aparecer PODEMOS como el nuevo enemigo del orden y la tradición “democrática” ( PP, PSOE,CIU, UPyD…) ), este partido va a  permitir  que la unión PPSOE  no sea tan inverosímil y choquante porque, gracias a PODEMOS, estos partidos  podrán blandir que HAY QUE UNIRSE ANTE EL PELIGRO DE LA EXTREMA IZQUIERDA ANTI EUROPEA,  el miedo a los rojos rojísimos va a permitir y normalizar la  unión  entre PP y PSOE, inconcebible hace unos meses, unión que, por cierto, ya ha sido posible en Grecia.

Creo que Felipe González estaba al tanto de esta estrategia y se adelantó.

Dicho de otra manera, sin PODEMOS esta unión hubiera llevado a la destrucción de ambos electorados pues un pepero no podría aceptarlo y un votante del PSOE tampoco. Pero ante un peligro externo y nuevo que amenaza con destruir la “democracia” española y la fantástica Unión Europea,  ambos electorados se lo podrán tragar, y ésto, por MIEDO, como siempre.

Es decir que PODEMOS sería el nuevo “cambio” para que todo siga igual. Permite seguir polarizando el pensamiento político de la sociedad  (entre izquierda verdadera y falsa izquierda, europeistas frente a euroescépticos, jóvenes frente a viejos, partido nuevo frente a partidos tradicionales…) y desviando  la atención de lo que verdaderamente importa: la impunidad de los corruptos, el lobby energético, la estafa de la luz, el Caso Blesa y su vinculación con la deuda impagable que nos esclavizará eternamente si no se audita la deuda pública cuanto antes. De hecho, desde que Pablo está en Bruselas, no hay día que no se hable de él.

Sin PODEMOS, la unión PPSOE supondría el descalabro de ambos partidos y la partitocracia caería.
Gracias a PODEMOS,  y con la colaboración en bloque de los mass media, el PP aparecerá como un partido moderado!!! Y el PSOE alcanzará ese centro tan deseado!!! Su coalición les hará tener mayoría absoluta en todas la votaciones y seguiremos en manos de los mismos amos!! Mientras tanto, los españoles estarán entretenidos en peleas intranscendentes para que los ladrones sigan robándonos a manos llenas y en completa impunidad.

Seguir leyendo el artículo en la web de Pilar Baselga.